Haciendo su propia interpretación de “Cóncavo y convexo” del brasileño Roberto Carlos, Alejandro Fernández subió al escenario del Festival Internacional de la Canción, para dar inicio a esta tercera jornada del evento.

Enfundado en un impecable traje gris, el Potrillo hizo gala de sus grandes éxitos y, junto a una gran banda compuesta por más de 10 músicos, se apoderó del “monstruo” ávido de romanticismo.

Suscribete

 

Recibe nuestro boletín y mantente informado de los próximos eventos, noticias, concursos y mucho más!